Historia de Cuba

Al pisar Colón por primera vez en el 1492 la isla de Cuba dijo que era el lugar más de la Tierra. En la época prehispánica los pueblos que habitan la isla eran los guanahabatey y los siboney, originarios de América Central y del Sur.

Los soldados y misioneros españoles pronto descubrieron el oro que se enterraba en las montañas cubanas, y decidieron que la mejor manera de extraerlo era esclavizando a los indígenas.

Entre los años 1512-1515 Velázquez fundó las 7 villas de Cuba y decidió juntar y esclavizar a los pueblos indígenas. Muchos de ellos no se rindieron y lucharon o se suicidaron. Por su parte Bartolomé de las Casas fue conocido como el "protector de los indios", si bien en un principio explotó a los indígenas en su hacienda, y posteriormente se hizo un férreo defensor de éstos y de sus derechos.

El oro no tardó muchos años en agotarse. No obstante, había que llevarlo hasta la península y evitar los saqueos piratas en el camino. Para ello se construyó un sistema de fortalezas en La Habana para su transporte y custodia, y también otras rutas marítimas en principio más seguras.

Los piratas fueron tomando posiciones estratégicas, incluso en cayos e islas alrededor de la costa sur de Cuba. Algunos de los piratas más destacados y comprometidos en el saqueo de barcos españoles llenos de valiosas riquezas fueron: Francis Drake, Bartolomeo Portugués, Henry Morgan y l'Ollonois.

En el siglo XVI si bien el oro se había extinguido ya casi de las minas cubanas. Los campos cubanos fueron sembrados de oro blanco, el azúcar, producto básico y valioso en Europa. Para trabajar las tierras y cultivar azúcar se recurrió a esclavizar y comerciar con millares de africanos. Con los esclavos llegaron los dioses, mitos y rituales africanos que a pesar de los esfuerzos de los sacerdotes cristianos no lograron erradicar. Muchos de ellos pensaban que después de la muerte resucitarían en África, así que hubieron suicidos en masa. Por su parte a las esclavas se les atribuían poderes mágicos y medicinales.

En el 1762 los británicos se hicieron con la captura de La Habana, a consecuencia de la guerra entre Inglaterra y Francia, lo inmiscuía también a España como aliada de ésta última. Los británicos permitieron que La Habana comercializara con otras naciones, lo que dio lugar a una liberación del comercio de la ciudad colonial, a una época de prosperidad, y a que a pesar de que España recuperaría con el tiempo la ciudad al entregar Florida a la Corona Británica, la isla vivió una etapa de gran prosperidad gracias a la apertura de su comercio.

En este mismo siglo, se produjeron diferentes revueltas contra el colonialismo español, lo que dio lugar entre otras cosas, a la quema de las plantaciones de azúcar de Haití. Este hecho hizo que Cuba se posicionara como el mayo productor de azúcar.

En el 1857 el precio de mercado del azúcar cayó y la isla entró en una época de decadencia.

En el 1868 Carlos Céspedes, liberó a sus propios esclavos y proclamó la independencia de Cuba, desencadenando de este modo la Guerra de los Diez Años con España.

En 1895 de la mano de José Martí se desencadenó la Segunda Guerra de independencia. Los objetivos de la revuelta eran conseguir una Cuba libre, sin las profundas desigualdades sociales existentes, y sin separaciones ni discriminaciones raciales.

A lo largo del siglo XIX hubo llamamientos a la anexión de Cuba con los Estados Unidos. Los ideólogos y pensadores norteamericanos veían a Cuba como punto estratégico de sus intereses. Con tales antecedentes y sentando las bases de las relaciones de encuentros y desencuentros entre ambos países vecinos, el 15 de Febrero de 1898, se hunde el barco de guerra el Maine en el puerto de La Habana. Nunca quedaron esclarecidas las causas del hundimiento, si bien todo parece indicar que fueron los propios americanos los responsables del hundimiento de su propio barco. La guerra duró poco, y España acabó cediendo el control de la isla en manos norteamericanas.

El siglo XX traerá nuevas aventuras y desventuras a la isla caribeña. Las relaciones con el vecino estadounidense, traerá lujuria, casinos, glamour y mafiosos a la isla, si bien las desigualdades y miseria de los más pobres contrastaba con los lujosos hoteles y casinos de La Habana. También durante este siglo diferentes personalidades visitarán la isla: Anaïs Nin, Federico García Lorca, o Ernest Hemingway entre los más destacados, dejando constancia de la importancia de la isla en el panorama internacional y como destino donde los placeres de todo tipo tenían cabida.

La Gran Depresión hizo estallar revueltas contra el presidente Gerardo Machado, elegido democráticamente a principios del 1920. Si bien, este se negó a dimitir de su cargo de tanto dinero como ganaba, las manifestaciones, revueltas y muertes se continuaron sucediendo.

En esta época, un general del ejército empieza a tomar posiciones en la historia de Cuba, el general Fulgencio Batista. En el 1940 ganó las elecciones para la presidencia Cubana.

Durante el mandato de Batista las clases sociales favorecidas fueron los ricos, mientras los pobres y opositores a su mandato acababan siendo aniquilados. No obstante la revolución ya se estaba gestando. El 26 de julio de 1953, Fidel Castro y 125 hombres más lanzaron un ataque contra el cuartel de Moncada, en Santiago de Cuba. Fueron reducidos, capturados y asesinados la mayoría de los golpistas, si bien Castro junto a otros compañeros consiguió escapar a las montañas. Poco tiempo después de su huida, los golpistas fueron capturados. El oficial que los arrestó era simpatizante de los rebeldes. Este hecho fue clave para Castro, ya que en vez de ir a una prisión estatal como el resto de sus compañeros, fue a un local, salvándole de una muerte segura. El oficial fue condenado y encarcelado por el general Batista por este hecho. No obstante, cuando Castro subió al poder, nombró a este oficial su guarda personal como agradecimiento a este hecho.

Fidel Castro fue condenado y pasó 2 años en prisión de los 15 que le impusieron. A su salida de la cárcel se exilió a México, donde conoció al Che Guevara. Ambos concibieron el Movimiento 26 de julio (M-26), por el asalto al cuartel de Moncada.

En 1956 Castro y el Che abandonaron México destino a Cuba a bordo del Granma. A su desembarcó a la isla, las tropas de Batista les esperaban, y el Che y Castro se refugiaron en las montañas, donde junto a un grupo de campesinos y de compañeros, fundaron el Ejército Rebelde.

En marzo de 1957 los estudiantes asaltaron el palacio presidencial e intentaron matar a Batista sin éxito.

En el año 1958 los rebeldes acabaron con el ejército de Batista, que derrotado se exilió del país. Los cubanos bailaron y celebraron la caída de Batista.

El 1 de enero de 1959 Castro entra en La Habana con sus guerrilleros. En la primavera de ese mismo año Castro se autoproclama primer ministro de Cuba y el Che fue nombrado presidente del Banco Nacional. A principios de 1960 se producirán cambios radicales en todo el país.

Las clases alta y media se verán forzadas a marchar del país, ya que fueron desprovistas de sus privilegios. El destino de este destierro no será otro que Miami, donde tomará cuerpo la comunidad Anticastrista.

El gobierno estadounidense verá a Castro como una amenaza, y raros acontecimientos se sucederán desde este momento. Como consecuencia de que unos aviones no identificados sobrevolaran el suelo de la ciudad de La Habana, Castro reaccionará expulsando a 11 diplomáticos estadounidenses, estamos en el año 1961. Los norteamericanos reaccionarán a este hecho poniendo fin a las relaciones diplomáticas con la isla, e imponiendo un embargo económico.

En el 1961 unos 1500 hombres, en su mayor parte cubanos exiliados en Miami, desembarcan en la Bahía de Cochinos, con las vistas puestas a instigar un golpe de estado contra Castro. Los golpistas fueron capturados y el golpe frustrado. Kennedy quedó humillado.

Castro verá la necesidad de aliarse con la antigua URSS, para ello, la antigua Unión Soviética, suministrará apoyo armamentístico y ayuda económica a Cuba.

El partido Comunista cubano se fundará en el 1965.

En el 1967 el Che Guevara, interesado en apoyar las revoluciones, será asesinado en Bolivia.

En el 1975 Cuba enviará 200 000 soldados a Angola para luchar al lado del gobierno Marxista.

En 1976 Cuba aprobará la nueva Constitución, de corte marxista-leninista, y que establece a Castro como jefe del Estado.

En la década de los 80, los problemas económicos de Cuba se deberán en parte a problemas internos de gestión. Así, se habían puesto a miembros del partido comunista en puestos para los que no estaban capacitados, se redujo el sistema de plantaciones y no se desarrolló el turismo.

En el 1980 la oleada de protestas fue tal que el Gobierno cubano, permitió abandonar la isla a aquellos que lo desearan. Muchos de ellos lo harán hacia Estados Unidos por el puerto de Mariel.

En esta época y a nivel Internacional Cuba será objeto de duras críticas por violaciones a los derechos humanos.

Si bien Gorbachov realizó una política de apertura en la antigua Unión Soviética, el gobierno Castrista se negará a ello, lo que contribuirá todavía más al aislamiento cubano, y más cuando su mejor y más poderoso aliado de desmoronará a finales de esta misma década. El resultado de todo ellos será una etapa de grandes privaciones y apuros.

En el 1993 Castro legalizó el uso del dólar estadounidense (ver sección Dinero en Cuba) en la isla. La divisa norteamericana es más fuerte que el peso cubano. Ello se traduce que la isla se divide entre los que poseen dólares a los que no.

En el 1995 el congreso Estadounidense aprobó la ley Helms-Burton, en la que se detallan sanciones comerciales para aquellas empresas que comercialicen con la isla caribeña.

En la actualidad El período Especial sigue en vigor, y para el ciudadano medio la vida en Cuba no es prometedora. Es difícil encontrar artículos de primera necesidad, y el champú o la pasta de dientes son artículos de lujo para los cubanos de a pie. Ello ha dado pie a la economía sumergida y al mercado negro.

También en la actualidad Cuba, tras siglos de dependencia de España, Estados Unidos y la antigua Unión Soviética, es independiente. El precio de su política no aperturista es muy elevado.

Finalmente y tras la crisis de salud de Castro y también debido a la edad de éste, con la sucesión en su hermano Raúl Castro, la isla divisa cambios en su futuro cercano.

Fidel Castro murió el 25 de noviembre de 2016 a los 90 años de edad, coincidiendo con el 60 aniversario de la partida del yate Granma que culminaría con el triunfo de la Revolución Cubana.