• Patrocinadores


Gastronomía cubana

Los aborígenes cubanos eran amantes de la jutía (mamífero roedor) asada, el manatí y la jicoteca (tortugas de agua dulce). También criaban una raza de perros mudos que cocinaban con pimienta y otras especias. De todos ellos, las jicoteas y jutías continúan siendo manjar hoy día.

Los antecedentes de la comida cubana los debemos encontrar en la cocina española y africana. La cocina española aportó los potajes, y la africana el fufú de plátanos (puré), el congrí (arroz y frijoles), y los plátanos chatinos (fritos en rebanadas).

En la actualidad la cocina cubana se caracteriza por las diferentes variedades de cocinar un mismo plato según se cocine en una u otra parte de la isla. A veces pequeños y sutiles condimentos dan nuevos sabores a un mismo plato cocinado en diferentes regiones.

En la cocina cubana no podían faltar ni el cerdo ni el arroz. Los cubanos cocinan el chancho de mil maneras: al horno, a la leña sobre unos leños de guayaba, ahogado, y como acompañante de arroz y frijoles.

Otras carnes comunes en la cocina cubana son la vaca, el cordero, el chivo, el pollo, el pavo, la gallina de guinea, el faisán y otras aves de caza.Si bien el pescado no es uno de los platos predilectos de la cocina cubana, los más destacados son: el pargo, la cherna (el mero), el serrucho y la mújua (especie de chanquete). Si de marisco hablamos, la langosta junto a los camarones son las predilectas, sin olvidar los cangrejos y las Ziénagas de Zapata.

En cuanto a platos típicos, no podemos olvidar de mencionar los plátanos a puñetazos (cortados en rodajas y aplastados a golpes para freírlos después en manteca caliente), el plátanos verde o congrí, el tamol en cazuela con cerdo, los guisos de maíz, el tallullo (tamales envueltos con sus mismas hojas), el pollo a la chorrera o los frijoles dormidos entre otros.

Si hablamos de dulces y repostería, lo primero que viene a la mente es que los cubanos/as son golosos/as, y entre sus postres predilectos destacan el boniatillo, el arroz con leche, los cascos de toronja y el coco rallado con queso.

Y de acompañante para tal manjar, un buen ron añejo sólo o con café y un buen puro cubano.